Entrevista al Dr. Pablo G. Laufer

Presidente de Fundación BAMÁ

El juez Pablo Laufer, vocal del Tribunal Oral en lo Criminal Nº 20 de la Capital Federal, es el flamante presidente de BAMÁ (Beit Hamejanej Haiehudí o La Casa del Educador Judío). “Mi idea es que haya más compromiso comunitario respecto de (esta entidad) y salir del grupo muy acotado de gente que conoce su actividad, muy vinculado con las docentes”, ya que “considero que toda la población judía de la Argentina debe estar en conocimiento” de ella, declaró el dirigente a la Agencia Judía de Noticias (AJN).

 
“Un buen punto de partida sería que gran parte de las organizaciones judías con proyectos educativos puedan contar con BAMÁ o participen de su Board (comisión directiva) para mejorar todo lo relativo con la educación”, agregó.

Laufer fue presidente reelecto del colegio Beth entre 2006 y 2010, después de una cadencia como secretario general, y “a la finalización de mi mandato recibí la propuesta de Judith Iumal (ex representante de Educación de la Sojnut y directora de BAMÁ) de sumarme a colaborar y acepté”, recordó quien se incorporó a la institución en febrero, como vicepresidente.Después “tuve una videoconferencia con Alan Hoffman, que era representante de la Majlaká (Departamento) de Jinuj (Educación), quien validó mi designación como presidente, tras la salida de Rony Steinitz”.

El también profesor adjunto de Derecho penal de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires contó que “en agosto estuve en Israel para trabajar en conjunto con la Agencia Judía y hacer contactos, y una de las misiones que me fueron solicitadas, a raíz de una reorganización en la Agencia Judía, fue la conformación de un Board local”.
Esa determinación está en línea con “una reestructuración de la Agencia Judía a nivel mundial, que está tratando de que aquellas instituciones que ha creado a nivel mundial empiecen a tomar vuelo y las kehilot (locales) se hagan cargo (de ellas), sin que la Agencia Judía se desprenda” de las mismas por completo, amplió.

“En este momento hay dos ejemplos de lo que la Sojnut pretende que se replique a nivel mundial, uno en Budapest y el otro es BAMÁ”, precisó quien actúa como juez de feria en la primera quincena de enero.

Laufer expresó que “mi propuesta estuvo dirigida a que la Comisión Directiva fuera representativa del mundo de la educación judía en la Argentina, y para ello estuviera integrada por la AMIA, el Keren Hayesod-Campaña Unida, representantes de escuelas conservadoras y ortodoxas y de las tnuot (movimientos juveniles sionistas), la Agencia Judía y FACCMA”, de modo que “cada componente tenga posibilidades de interactuar” con el resto de los referentes de la educación judía formal o no formal.

A fines de febrero o principios de marzo de 2011 será presentada la nueva conducción de BAMÁ, una institución creada por la Sojnut en 2003, tras la profunda crisis socioeconómica que azotó la Argentina dos años antes, para colaborar con la reconstrucción y el fortalecimiento educativo judeosionista, y que recibió un importante apoyo de la Federación Judía de Nueva York.

El flamante presidente explicó que “La Casa del Educador Judío tiene programas de educación formal, que tienen que ver con la formación de morot (docentes) y gananot (maestras jardineras), y complementaria, para chicos que no van a colegios de la red escolar judía, está a cargo de la Escuela de Madrijim de FACCMA e interactúa con las tnuot para sus actividades”.
Por su pasado en Beth, “he trabajado muy activamente con colegios que tienen nivel inicial y Primaria y se ha establecido un muy buen vínculo con presidentes”, el cual está seguro que trasladará a su nueva gestión.

Laufer propugna “aprovechar que hay un espíritu de colaboración muy importante porque afortunadamente contamos con dirigentes que tienen una buena mirada sobre la educación judía y han dejado de lado ansias de protagonismo en pro de una verdadera vocación comunitaria”.

De todos modos, aclaró que “BAMÁ no se transformará en Reshet”, la frustrada -o al menos, demorada- iniciativa de conformar una organización que nuclee a las escuelas judías y la AMIA.
No obstante, no descartó que “ello se diese en un futuro”, pero “debería ser por un proceso natural y no procurado por BAMÁ, que lo acompañará”, se atajó.

En otro orden de cosas, Laufer confirmó la mudanza de la entidad a la sede social de la Asociación Comunidad Israelita Latina de Buenos Aires (ACILBA), en Borges 1932, Palermo, en sintonía con “el cambio migratorio hacia el Norte que hubo en la población judía de Buenos Aires”. “Hay una realidad innegable: el traslado de la mayor cantidad de personas que requiere de los servicios de BAMÁ”, que se alejó del Once y Villa Crespo, precisó. El nuevo destino “puede favorecer el vínculo de BAMÁ con la instituciones, y en absoluto” significa un alejamiento de la Kehilá, ya que “tengo una muy buena relación con las instituciones centrales, y si el propio presidente de la AMIA, Guillermo Borger, acepta sentarse en la mesa del Board de BAMÁ es porque las relaciones están aceitadas”, aseguró el flamante presidente. Laufer resaltó que “la AMIA es socia de BAMÁ en proyectos educativos muy importantes, y de hecho no nos estamos alejando tanto desde el punto de vista geográfico”.

 
Respecto del futuro del edificio de Boulogne sur Mer 671, la ex escuela Peretz y donde actualmente funciona BAMÁ, su nuevo titular aclaró que “pertenece a la Sojnut, que definirá su destino”.

 

Fuente: www.itongadol.com.ar

Foto: Sojnut

 

Dirección

Pasteur 633
Buenos Aires - Argentina
(C1028 AAM)

 

Ubicación

 

Seguinos en las Redes Sociales